Semana Santa Sevilla

hermandad del silencio sevilla
Nombre completo

Primitiva Hermandad de los Nazarenos de Sevilla, Archicofradia Pontificia y Real de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén y María Santísima de la Concepción.

Dia de procesión

Madrugada del Viernes Santo

Templo

Iglesia de San Antonio Abad en la calle Silencio, levantada en 1730.

Recorrido Hermandad del Silencio 2010

01.05. El Silencio – 01.08. – Alfonso XII – 01.15. Plaza del Duque de la Victoria – 01.25. Campana – 02.05. Plaza de San Francisco – 02.35. Catedral03.00. Alemanes – 03.05. Conteros – 03.10. Argote de Molina – 03.15. Placentines – 03.25. Francos – 03.45. Villegas – 03.55. Plaza del Salvador – 04.05. Cuna – 04.25. Plaza de Villasís – 04.30. Orfila – 04.40. Javier Lasso de la Vega – 05.00. Aponte – 05.05. Jesús del Gran Poder – 05.10. Plaza de Duque de la Victoria – 05.20. Alfonso XII – 05.30. El Silencio – 05.30. Entrada a Templo

Musica

La Hermandad del Silencio lleva la Capilla musical interpretando saetillas delante de los pasos.

Tunica

Las tunicas son negras con cinturón de esparto.

Historia

virgen del silencioEn esta hermandad, como en tantas otras es difícil, conocer con exactitud cuales fueron sus orígenes, por la falta de documentación que lo aclare. De ahí las controversias que han tenido los diferentes investigadores, sobre la fundación, con dos posturas discrepantes.

Así, de una parte, está la creencia de que la cofradía nació en 1340, con establecimiento canónico en la iglesia parroquial de Omnium Sanctorum. Haciendo estación, por primera vez, en la madrugada del Viernes Santo de 1356, Nuestro Señor Jesucristo acompañado de sus sagradas imágenes, Jesús Nazareno, la Virgen Santa María y San Juan Bautista, por el campo de la Macarena al Hospital de San Lorenzo, y de ésta a su capilla propia. También indica que en 1355 se trasladó en el templo de la calle Feria a una capilla o ermita, que había al sitio llamado de la Resolana, en el barrio de la Macarena.

Frente a esta teoría, otros investigadores siguen otra teoría según la cual, la hermandad que se conoce es la iniciada con reglas aprobadas en 1564, indicándose que radicaba en el Hospital de las Cinco Llagas. Poco después en el Hospital de la Santa Cruz de Jerusalén, llamado asimismo de los Convalecientes. Pronto ingreso como hermano el escritor Mateo Alemán quien redactó la reglas que aprobó el provisor, el 24 de abril de 1578, y que como sin igual tesoro posee la hermandad.
Dichos estatutos consta de treinta y seis capítulos. Se indica la estación el Viernes Santo por la mañana, debiendo ir los nazarenos descalzos a excepción de los viejos y los enfermos quienes podían usar alpargatas. Entre sus fines tenía la caridad; ayudar a aquel que cayera en la pobreza proporcionándole alimento y de la atención a los presos de la cárcel.

En 1572, el hermano mayor, Mateo Alemán, inició los tramites con la comunidad de la Orden de San Antón, para obtener la propiedad de unos terrenos dedicados al huerto y la capilla del Santo Crucifijo, que tenían, en su convento de la calle de las Armas. El 28 de julio de 1578 la hermandad ya residía en aquel lugar, en el que tras diversas vicisitudes aún sigue, como templo propio.
La hermandad está agregada a distintas Ordenes religiosas, entre otras las de capuchinos, cartujos, clérigos menores, jesuitas, franciscanos, hospitalarios de San Juan de Dios, claretianos y Prima de la Asunción de Roma. Asimismo tiene agregadas a numerosas cofradías de fuera de Sevilla, en las que veneran a la imagen de Jesús Nazareno. Es llamada “Madre y Maestra”, en razón de lo aportado por esta cofradía. Destacan los historiadores que fue quizás la de vida más regular, pese a ser muy dañada por la invasión francesa de 1810, en la que perdieron muchos enseres y los adornos de plata y carey del paso del Nazareno, que estrenó en 1737. La imagen del Señor llegó a ser emparedada en un hueco abierto a la escalera de la sala de cabildos.

En el siglo XIX su destacado cofrade Antonio María Ruano contribuyó a varias concesiones logradas de la Santa Sede, entre las que se encuentran bula para titular Pontificia y Archicofradía y reliquia con su auténtica del Lignum Crucis, en 1824; y agregación a la Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén de Roma (1828).

En 1868 la Junta Revolucionaria mandó derribar la iglesia de San Antonio Abad y el Ayuntamiento acordó abrir una calle por el claustro. La camarera de la Virgen, Gertrudis Zuazo, hizo gestiones para comprar todo el convento, que cedió luego a la Hermandad, y dejó al claustro al Municipio para que abriera la que hoy es la calle General Moscardó.
La cofradía tenía una Dolorosa, obra de Cristóbal Ramos, que sustituyó por la actual de Sebastián Santos, en 1954.

About author View all posts

Sergio Guzman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *