Feb 15 2018

Hermandad de La Estrella

Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de la Estrella, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santas Justa y Rufina.

escudo la estrella

Hermandad de la Estrella. Fundación e Historia

En 1560 el gremio de los capitanes y cargadores de barcos que navegaban rumbo a las Indias funda en torno a la advocación de María Santísima de la Estrella una hermandad de luz. Dicha hermandad se establece en el Convento la Victoria, en el barrio de Triana. Este convento es propiedad de los Monjes Mínimos de San Francisco de Paula. En 1566 se redactan y aprueban sus reglas. Cuatro años después los monjes le ceden a esta hermandad unos terrenos junto al convento en el cual se levanta una capilla.

El año 1600 se fusiona con la Hermandad de San Francisco de Paula.

Casi a mediados de siglo, en 1644 un devoto funda la Hermandad de las Penas de Cristo Nuestro Señor, Triunfo de la Cruz y Amparo de María Santísima. Este devoto se llamaba Diego Granado y Mosquera. Dicha hermandad queda radicada en la ermita de un antiguo hospital, llamado Hospital Ntra. Sra. de la Candelaria. Ya en 1674 por deseo de este devoto, esta hermandad lleva a cabo la fusión con la de la Estrella. Ambas hermandades, en sendos cabildos acuerdan la fusión, certificándose ésta el 15 de julio del citado año. Fue Hernando Gómez de Frías quién certificó unión, haciéndose el mismo notario cargo de redactar las reglas . El resultado de la fusión sería Nuestra Señora de la Estrella, Santo Cristo de las Penas, Triunfo del Santo Lignum Crucis y San Francisco de Paula. 

Tras ésto, la cofradía haría estación de penitencia hasta la Iglesia de Santa Ana. Sacaban tres pasos. El primero mostraba una cruz verde, situada sobre una bola del mundo en la cual aparecía enroscada una serpiente con la manzana del pecado en la boca. En el segundo aparecía el Cristo de las Penas semidesnudo y sentado esperando su crucifixión mientras los sayones preparan la cruz para levantarla. En el tercero, procesionaba la Virgen de la Estrella con un Lignum Crucis 

Como muestra de agradecimiento a la fusión, la hermandad de las Penas cede a los Monjes Mínimos un crucificado incluido el tabernáculo.

El día 22 de octubre de 1704 tiene lugar un grave incendio que arrasa el Convento de la Victoria, quedando indemne la Capilla. En ésta se establecieron los Monjes Mínimos hasta justo tres años después de dicho incendio.

Las reducidas dimensiones de la ermita de La Candelaria obligaron a demolerla para construir la nueva Iglesia de la Candelaria y San Jacinto. Fue éste un trabajo arduo. Felizmente fue abierta para el culto a finales de enero de 1775.

A causa de la Revolución francesa, el año 1809 queda destruido el Convento de La Victoria, obligando a la hermandad a cambiar de capilla dentro de dicho convento. En estos sucesos la gran mayoría de conventos quedan exclaustrados, expulsando de éstos a quienes lo habitan. En 1835, tras la conocida desamortización de Mendizábal y la consiguiente expulsión de Dominicos, deciden trasladarse al Convento de San Jacinto. Son años en los que la hermandad queda prácticamente extinguida, celebrándose sólo alguna procesión de las Patronas Justa y Rufina allá por 1818.

La hermandad intenta reativarse, sin éxito, entre 1839 y 1840. Más tarde, en 1851 el párroco de Santa Ana vuelve a intentarlo. Ya en el año 1859 se celebran cultos, como el quinario al Cristo de las Penas. Además de ésta función se sacan en procesión las Patronas Justa y Rufina.

De nuevo sufre la hermandad otro contratiempo con la Revolución de 1868 y consiguiente instauración de la Primera República. Tras esto la vida de la hermandad volvió a sufrir un nuevo parón.

Es en 1878 cuando se recupera el culto a la hermandad. Trece años después, el 21 de febrero de 1891, se aprobarían nuevas reglas. En este año, la hermandad procesiona un Miércoles Santo, con la ayuda del párroco de San Jacinto, Don Eusebio Ortega y de jóvenes cofrades. En dicha salida se estrenan numerosos enseres. Desde entonces la hermandad seguiría procesionando el Domingo de Ramos. 

El año 1932 se produce un hecho histórico para la hermandad, puesto que dado el clima revuelto de aquella época, todas las hermandades suspenden su estación de penitencia, a excepción de ésta. En su recorrido es acompañada por multitud de devotos y cofrades. Sufren varios “atentados” como el lanzamiento de un artefacto casero oculto en una perilla de cama, el cual no causó daños o los disparos efectuados sobre la Virgen. Por suerte la puntería no acompañó a su autor, que fue detenido. El primer paso también sufrió atentados, como el lanzamiento de un ladrillo, que llegó a alcanzar alguna figura o el lanzamiento de huevos con gasolina, sin que llegaran a prender. Ésta decisión, además de haber procesionado también el año 1956, año de intensas lluvias y graves inundaciones, le valió a esta hermandad ser conocida como La Valiente. 

El año 1960, la Virgen de la Estrella celebra procesión extraordinaria por el IV Centenario de la hermandad.

Tres años después, el 22 de septiembre de 1963 es bendecida la nueva Casa de Hermandad situada en la calle San Jacinto. Es en esta fecha cuando queda constituida la Bolsa de Caridad.

El año 1973 se decide, en Cabildo, convertir la Casa Hermandad en Capilla, propósito que solicitan al Cardenal Bueno Monreal, que otorga su beneplácito. El Sábado de Pasión de 1976, la nueva capilla es bendecida. El Domingo de Ramos del mismo, la Cofradía sale desde el Convento de San Jacinto, haciendo su entrada en la nueva sede canónica.

En 1982 la hermandad adquiere nuevos inmuebles para ampliar su sede. Cuatro años después, se acuerda en Cabildo extraordinario celebrado el 20 de junio de 1986, la redacción de nuevas reglas, aprobadas por el Vicario General.

En junio de 1988 la hermandad se traslada provisionalmente hasta Santa Ana con objeto de realizar ciertas reformas en la Capilla y Casa Hermandad, volviendo ya en la Cuaresma de 1989.

Diez años después, a final de octubre de 1999 se procede a la Coronación Canónica de María Santísima de la Estrella. Dicha ceremonia fue celebrada en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, en la cual el Arzobispo Fray Carlos Amigo Vallejo ofreció la corona a la Virgen.

Imágenes

Nuestro Padre Jesús de las Penas

Obra de José de Arce allá por el año 1655. Cabe señalar que la autoría de esta imagen fue descubierta gracias a un documento encontrado dentro de la misma mientras se procedía a su restauración en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (I.A.P.H.), finalizada en 1997.

Anteriormente a ésto no han sido pocas las atribuciones sobre su autoría, apareciendo nombres como Pedro Roldán o Jerónimo Hernández. 

En cuanto a la iconografía, muestra a Cristo rezando, sentado y esperando el momento de la crucifixión.

En el paso, de estilo neobarroco, aparece acompañado por un soldado romano y dos sayones que preparan la cruz. Dichas imágenes son obra de Castillo Lastrucci en 1952. Lleva figuras de ángeles y apóstoles, además de cartelas del taller de Ortega Bru. El paso está realizado sobre madera de Flandes y fue dorado en 1980.

Penas Estrella

Nuestro Padre Jesús de las Penas

María Santísima de la Estrella

Atribuida inicialmente a Martínez Montañés, debido a la idealizada belleza de su rostro. Sin embargo, unos estudios realizados en el I.A.P.H. apuntan a Luisa Ignacia Roldán, conocida como La Roldana, como autora de la imagen. La fecha de la talla se sitúa entre 1665 y 1709. Presenta una leve inclinación a la derecha de su cabeza. Sujeta en el con su mano derecha un Lignum Crucis, mientras la izquierda está extendida. Dicho relicario es obra de Marmolejo en 1959. De sus ojos caen seis lágrimas. 

Según los estudios realizados a la Virgen, no parece que haya sido objeto de demasiadas restauraciones. En cambio, en el año 1978 le fue realizada una importante modificación al serle introducida una varilla que abarcaba desde la cabeza hasta el candelero. Dicho objeto le fue retirado en 2009. En ésta última intervención se le sustituye el candelero metálico por otro de madera de cedro. 

Posee dos palios, el primero obra de Josefa Rodríguez Ojeda, diseñado por su hermano Juan Manuel. Dicho palio perteneció a la Hermandad de la Macarena hasta 1909. El segundo, realizado en los talleres de Fernández y Enríquez en 1996, sobre diseño de Antonio Garduño. Ambos están bordados en oro sobre terciopelo azul. El manto pertenecía a la Hermandad del Gran Poder. Bordado en oro sobre terciopelo azul, fue realizado en 1892 por Concepción Sánchez.

La corona que lleva es obra en 1999 de Orfebrería Triana. Asimismo lleva un puñal, obra de Marmolejo en el año 2004.

 

virgen estrella

María Santísima de la Estrella

 Día de salida: Domingo de Ramos

Sede canónica: Capilla de La Estrella. Calle San Jacinto, 41. Sevilla

Hermano mayor: Manuel González Moreno

Hermanos: 6700

Nazarenos: 2100

Túnicas: Blancas de capa. Antifaz morado para los nazarenos de Cristo, azul para los de Virgen.

Capataces: Manuel Vizcaya López en el misterio. José González Luna en el palio.

Costaleros: 40 en el Señor de las Penas, 35 en la Dolorosa.

Música: Abriendo paso, la Agrupación musical juvenil Mª Stma. de las Angustias; tras el misterio irá la Banda de cornetas y tambores de la Presentación al Pueblo y la Sociedad Filarmónica Ntra. Sra. de la Oliva (Salteras) irá tras el palio.

Web: http://www.hermandad-estrella.org

Deja un comentario

Your email address will not be published.