Feb 15 2018

Hermandad de La Amargura

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos  de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes, María Santísima de la Amargura Coronada, San Juan Evangelista y Santa Ángela de la Cruz

escudo amargura

Hermandad de La Amargura. Fundación e Historia

Los orígenes de la Hermandad de La Amargura se remontan a la segunda mitad del siglo XVII en la parroquia de San Julián. Desde dicha época venía dándose culto a la imagen de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes y María Santísima de la Amargura por parte de un grupo de jesuitas que por entonces construían su seminario en la calle San Luis. Fueron las rogatorias por el final de la epidemia de peste en 1649, entre otros asuntos, lo que despertó el deseo de crear una hermandad de penitencia. Así en 1696 se aprueban las reglas para la nueva hermandad. Dichas reglas son aprobadas por el Arzobispo de Sevilla D. Jaime de Palafox y Cardona.

El año 1699 procesiona por primera vez. Para dicha salida le es prestada la imagen dolorosa de la hermandad de la Hiniesta, con la que mantiene buenas relaciones. 

En 1724 se traslada a la que será su sede hasta nuestros días, la Parroquia de San Juan Bautista, pero conocida popularmente como San Juan de la Palma. Dicho traslado le favorece en gran medida, pues debido a que en la nueva sede no se había constituido ninguna hermandad de penitencia, el barrio se vuelca con su nueva hermandad. No obstante parecen no ser pocos los detractores de dicho traslado. 

Tras dicho traslado, la hermandad de la Amargura se establece en la capilla cedida por la actual Hermandad de San Buenaventura, entonces llamada del Caño Quebrado. En 1725 se celebra allí su primer cabildo.

Ya asentados en la nueva sede, se le da prioridad a enriquecer sus enseres, tanto altares como la capilla donde se ubican con intención de adecuar el lugar de culto a la devoción que por las imágenes de esta hermandad procesan los vecinos y antiguos hermanos. Dichos propósitos requieren la no salida procesional a fin de poder afrontar los gastos originados por el dorado tanto de altar como de capilla. 

La ausencia de la hermandad en la tarde del Domingo de Ramos tuvo un leve efecto negativo en el número de hermanos, hecho que no preocupaba en demasía a la hermandad. Ésta contaba con entregadísimos hermanos. Entre ellos se encontraban Juan de Vargas, que fue mayordomo durante más de treinta años(1722-1753) y su sucesor Francisco Javier Bernal. Éste contaba con el apoyo y asesoramiento del escultor Benito de Hita del Castillo. Éste último, como otros tantos hermanos, además de pertenecer a la hermandad de La Amargura, pertenecía a la Hermandad Sacramental de San Juan de la Palma. Ésta se había constituido en el siglo XVI, durante el periodo de la Contrarreforma.

Entre el final del siglo XVIII y principios del XIX, ésta hermandad atraviesa momentos difíciles. Se reduce el número de nazarenos, disminuyen los ingresos, incluso los cultos casi desaparecen. Todo esto ocurre, al igual que en otras hermandades coincidiendo con el período de desamortización. En 1808 se intenta sin éxito reorganizar la corporación. Felizmente, en 1828, quien fuera mayordomo D. Mariano de la Cuesta le da un importante impulso a la hermandad. Dicho año se redactan y aprueban nuevas reglas. Como consecuencia, se estrenan diversos enseres en la hermandad. Entre ellos, destacan los faldones del paso de cristo, el palio y manto para la Virgen, nuevas insignias. La Virgen es restaurada, así como las insignias de salida.

Cuatro años después, el Rey Fernando VII, al formar parte de la hermandad, le concede el título de Real. 

Los citados estrenos conllevan, por otro lado, un creciente endeudamiento. Pese a todo, la hermandad salió adelante gracias a donativos. La hermandad, que por entonces procesionaba el Martes Santo, pasó a hacerlo el Domingo de Ramos.

A finales de siglo, en 1893, la hermandad sufrió daños por el incendio a su paso por la Plaza de San Francisco. En dicho incendio se perdieron gran parte de los enseres. Sin embargo, se salvaron las imágenes titulares. Dichas imágenes fueron restauradas por Antonio Susillo.

Es entre 1894 y 1904 cuando se plantea y materializa la fusión entre la Hermandad de La Amargura y la Sacramental de San Juan de la Palma. El mencionado proceso de fusión se lleva a cabo con el beneplácito del Cardenal Marcelo Spínola. Dicha unión se plasma con la aprobación de nuevas reglas que engloba a ambas corporaciones.

En cabildo celebrado en 1910 se le reconoce a la corporación su carácter “de silencio”.

En 1919 se estrena la legendaria marcha procesional “Amarguras” del maestro Manuel Font de Anta. 

Desde el año 1926 en adelante la hermandad experimenta un notable progreso artístico. A destacar, la realización del palio por Rodríguez Ojeda, además del manto y los faldones en 1927. 

En cuanto a la orfebrería, Cayetano González le renueva la práctica totalidad de la misma. Éste, además, sería el autor de las imágenes del paso de Cristo. Juan Luis Rodríguez le realiza la canastilla, inspirada en la que desapareció en el incendio.

Durante los disturbios de 1936, San Juan de la Palma sufre un incendio, en el cual se pierden numerosos enseres. Entre  dichos enseres se encuentra el paso de cristo y la imagen de la Virgen de las Maravillas. Afortunadamente, las imágenes titulares se encontraban en el domicilio particular de un hermano.

Desde 1941 se le ofrece Solemne Quinario a la imagen de Jesús del Silencio. 

El año 1954, 21 de noviembre, María Santísima de la Amargura es coronada canónicamente en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla. En dicha ceremonia, el Cardenal Segura le impone a la Dolorosa la preciada corona. Ésta, realizada por Cayetano González, lleva una inscripción en su aro inferior que dice Que angustiada, vacilante y llorosa camina. Tras este acontecimiento, la hermandad ostenta además, el Título de Pontificia. Es en 1960 el momento en que la Virgen de la Amargura acompañada de San Juan Evangelista se sitúa en el altar mayor de la iglesia. Éste viene acompañando a la Dolorosa desde 1760.

Desde el último cuarto del pasado siglo, en la hermandad empiezan a tomar protagonismo colectivos que hasta entonces casi no lo habían hecho. Hermanas, hermanos costaleros o jóvenes cofrades. Empieza a funcionar la Bolsa de Caridad de la hermandad. Por otra parte desde 1985 se emprende una profunda renovación de las reglas, período que se extiende hasta ya entrado el actual siglo. Cabe destacar la admisión de hermanas en el cortejo penitencial, así como para ocupar cargos en la Junta de Gobierno. Hecho que se materializa ya en 2001, cuando Arzobispado dio su beneplácito.

Además de los significativos proyectos señalados, se llevan a cabo otros de naturaleza artística, como la restauración de las imágenes o trabajos en el palio y manto. 

Además de todo esto, cabe destacar en 1990 la participación del Señor del Silencio en el Desprecio de Herodes en el Vía-Crucis de las Hermandades, la imposición de la medalla de la Ciudad a la Virgen de la Amargura, la participación de la hermandad con sus enseres en la exposición Esplendores con motivo del V Centenerio del Descubrimiento de América en el marco de la Exposición Universal de Sevilla en 1992. Además, en el citado año, se produce la celebración del Magno Santo Entierro con la participación, entre otros del paso de misterio de la hermandad.

Por último destacar la inclusión de Santa Ángela de la Cruz, en 1991 aun entonces bajo el título de Beata, como titular de la hermandad.

Imágenes

Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes

Se atribuye al círculo de Pedro Roldán, con fecha aproximada entre 1696-1697. Es una talla de vestir. Es una imagen de 1.85 metros de altura. 

Una de sus características es la utilización de la túnica blanca, queriendo simbolizar con ella la humildad y sumisión de Cristo frente al Desprecio al que es sometido. Muestra de ésto es la inclinación de su cabeza.

En 1935 Sebastián Santos le talla unas manos nuevas. Le es realizado un cuerpo nuevo por obra de José Luis Vasallo en 1951. En dicho trabajo, las manos pasan a estar delante a diferencia del original que aparece con las manos a la espalda. Entre los juegos de potencias que posee, destaca el realizado por Emilio José Armenta en 1951, sobre oro de ley.

De las restauraciones a las que ha sido sometido, se pueden citar las de Francisco Buiza en 1959 y 1974, Peláez en 1980, o la de 1995 en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (I.A.P.H.).

El paso en el que procesiona muestra a Jesús ante Herodes en la actitud de sumisión, rodeado por tres soldados romanos, tras ellos un par de hebreos en actitud burlesca hacia Jesús y, por último, aparece Herodes sentado en el trono y vestido con pomposos ropajes.

silencio blanco

Nuestro Padre Jesús del Silencio

María Santísima de la Amargura Coronada

Imagen anónima, que se sitúa a principios del siglo XVIII. Ha sido atribuida a Benito de Hita del Castillo, el cual sí esta demostrado que le talla un nuevo candelero, además de realizar la imagen de San Juan Evangelista. Su talla es de 1.70 metros de altura. Es una Virgen Dolorosa acompañada en su dolor por San Juan.

Esta Dolorosa ha sufrido varias restauraciones, a destacar la de 1893 por Antonio Susillo tras el incendio sufrido en la Plaza de San Francisco, Sebastián Santos en 1933 y 1941 al igual que a la talla de San Juan, Buiza en 1975 o los Hermanos Cruz Solís en 1996. Posteriormente fue sometida a otra intervención por Carrasquilla, ya en 2008.

Respecto al paso, tanto el palio como el manto, así como los faldones son obra de Juan Manuel Rodríguez Ojeda entre 1926 y 1927. La orfebrería es obra de Cayetano González.

amargura

María Santísima de la Amargura Coronada

San Juan Evangelista

Obra en 1760 de Benito de Hita del Castillo. Representa a la imagen de San Juan en su intención de aliviar el dolor a la madre de Cristo. Por la posición de los pies muestra el gesto de andar, con los brazos extendidos hacia delante mostrando el camino mientras se dirige al Calvario.

san juan

San Juan Evangelista

 

Día de salida: Domingo de Ramos.

Sede canónica: San Juan de la Palma, 2. Sevilla.

Hermano mayor: José María Pedernal Álvarez.

Hermanos: 3400.

Nazarenos: 1050.

Túnicas: Blancas de cola, la cual va recogida al brazo, con antifaz blanco y Cruz de Malta en el antifaz a la altura del pecho. Cinturón ancho de esparto.

Capataces: Manuel Villanueva Granados en el misterio. Alejandro Ollero Tassara en la Virgen.

Costaleros: 45 en el paso del Señor, 30 en la Dolorosa.

Música: Banda de cornetas y tambores Santísimo Cristo de las Tres Caídas tras el misterio y tras el palio irá la Banda de música de Nuestra Señora del Águila, de Alcalá de Guadaira.

Web:http://www.amargura.org/

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.