Semana Santa Sevilla

Cristo del Buen Fin
Nombre completo

Real, Ilustre, Antigua, Fervorosa y Franciscana Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santo Sudario, Santísimo Cristo del Buen Fin, Nuestra Señora de la Palma, San Francisco de Asís y San Antonio de Padua.

Dia de procesión

Miércoles Santo

Templo

Iglesia Conventual de San Antonio de Padua del s. XVII.

Recorrido Hermandad El Buen fin 2010

El recorrido de la Hermandad del Buen Fin para este año 2010 es el siguiente:

17.00. San Vicente – 17.03. Plaza San Antonio de Padua – 17.08. Márques de la Mina – 17.25. Alcoy – 17.30. Eslava – 17.35. Plaza San Lorenzo – 17.40. Conde de Barajas – 18.00. Jesús del Gran Poder – 18.50. Plaza Duque de la Victoria – 19.15. Campana – 19.50. Plaza San Francisco – 20.25. Catedral20.55. Placentines – 21.05. Alemanes – 21.10. Conteros – 21.15. Argote de Molina – 21.25. Placentines – 21.45. Chapineros – 21.55. Álvarez Quintero – 22.15. Plaza del Salvador – 22.22. Cuna – 22.55. Plaza de Villasís – 23.03. Orfila – 23.17. Javier Lasso de la Vega – 23.40. Aponte – 23.50. Jesús del Gran Poder – 00.05. Las Cortes – 00.10. Plaza de la Gavidia – 00.25. Catedral Spinola – 00.55. Plaza de San Lorenzo – 01.00. Eslava – 01.05. Alcoy – 01.10. Márques de la Mina – 01.20. Alcoy – 01.36. San Vicente – 01.40. Entra a Templo

Música

Tras el paso del Cristo la banda de la Centuria Macarena y tras el paso de palio la banda de Nuestra Señora de las Nieves de Olivares.

Túnicas

Marrones de cola con cíngulo blanco

Historia Hermandad de El Buen Fin

En la iglesia de San Juan de la Palma tuvo su origen la Hermandad de Madre de Dios de la Palma, cuya advocación, según parece, fue puesta debido a una leyenda que ocurrió a un hereje en la plaza sita junto a este templo. Esta tradición arranca de la huida a Egipto, cuando la Virgen sintió hambre y sed, y el Niño Jesús obró su primer milagro, haciendo que descendiera una palmera para que María se alimentase de sus frutos.

La fundación de la hermandad data del año 1593. Se desconoce quien fue el autor de la Dolorosa, situándola en el siglo XVII. Tras residir la cofradía en el Hospital de maestros alarife de San Andrés, en 1605 pasó al convento de San Antonio de Papua, lugar completamente enraizado con esta hermandad, donde gozó de capilla, hecha su donación por la comunidad. Cuatro años más tarde incluyó en su titulo el Santo Sudario. Una reproducción del que se venera en Turín. Formaron en la hermandad los maestros curtidores, cuyo comercio lo tenían junto al templo.

La estación la efectuaba el Miércoles Santo. También salió alguna vez el Viernes Santo, con la imagen de un Crucificado que en 1645 concertaron con el escultor Sebastián Rodríguez (antes asociado al círculo de Juan de Mesa), labrado en poco tiempo y al que titularon del Buen Fin.
Los fines penitenciales fueron suprimidos en 1671. Quedó la corporación como esclavitud, que recordaba al Santo Sudario y Madre de Dios de la Palma. Este cambio de fines vino a enturbiar la vida de la institución, hasta llegar a desaparecer.

En el año 1882 un grupo de devotos se dedicó a la fundación de esta hermandad, acogiendo las advocaciones de la anterior. Fue aprobada por la autoridad eclesiástica en tiempos en que el convento no lo ocupaban los frailes. En la parroquia de San Lorenzo celebraron una reunión donde se redactaron unas reglas que fueron aprobadas por la Vicaría. A poco llegaron los franciscanos al convento y reclamaron que no debía ser erigida, aduciendo que ellos eran los dueños de las imágenes.

Después se autorizaría su renacer, pero tuvo dificultades con la puerta de la iglesia y salieron desde el cercano convento de Santa María la Real. También le resultó complicado recuperar el antiguo Crucificado, que se encontraba en la parroquia del Salvador, y fue sustituido por otro de papelón. Por todo ello, solicitaron el traslado al templo de San Pedro, donde darían culto a una antigua efigie en la titulación de Burgos, cuyo nombre tomaron, sin añadirlo a las reglas.

Pasado el tiempo, unos vecinos de los alrededores de San Antonio, en 1908, solicitaron de nuevo la creación de la hermandad. Lo consiguieron y también, por fin, la restitución del primitivo Cristo del Buen Fin, que talló Sebastián Rodríguez. Tras tantos problemas, quedó constituida un año después. Se fijaba la salida el Miércoles Santo, llevando los cofrades túnicas de cola en percalina negra, capirote alto y cinturón de esparto.

About author View all posts

Sergio Guzman

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *